05 mayo 2005

Diario de un divorciado

Posteado por Osano el día 05/05/2555 en el blog “Diario de un Divorciado”, premiado por BlogWorld en su última edición.

Este fin de semana me tocaba quedarme con Venie y la verdad es que lo estaba deseando. Durante la semana lo he comentado en el trabajo y Rarsky, el hombre feliz de mantenimiento, me sugirió que la llevara al Nuevo Parque Zoológico. Según me dijo, él había estado allí con sus niños y disfrutaron mucho todo el día, y además resulta relativamente barato, asunto importante para mi en estos momentos.
Venie no parecía muy entusiasmada con la idea y se pasó todo el camino jugando con el aparatito que llevan ahora todos los críos y hablando con las amigas con el telemovíl. No sé cómo una niña de siete años puede tener tanta vida social.
Ya en el parque la chantajeé para que apagara el telemóvil y paseamos viendo los animales y las plantas. Es increíble lo que están haciendo con la genética.
Venie miraba con los ojos como platos la manada de caballos enanos multicolores. Los había a cientos y todos preciosos en verde fosforito, rosa chillón, azules, verdes, en fin, de todos los colores imaginables. A mi hija no le entraba en la cabeza que antes sólo los hubiera blancos, negros y en distintos tonos de marrón. Tuve que enseñarle las fotos del libro de recuerdo para que me creyese. No se qué es lo que les enseñan en el colegio.
Luego entramos en el jardín de las flores gigantes. La mayoría eran igual de altas que yo pero había algunas tan grandes como un edificio de tres plantas. Venie corría entre ellas, y saqué algunas fotos estupendas. Al salir, tenían un puesto donde los niños pueden fabricar pequeñas flores con los colores y olores que prefieran. Sólo costaba treinta euros y en veinte minutos, con lo del Crecimiento Acelerado Controlado, tienen una flor del tamaño de mi cabeza en los colores más extraños que un niño pueda imaginar. La de Venie olía a regaliz y era como a topos blancos y verdes. Yo se la enseñaría a su sicóloga a ver qué opina, pero seguro que su madre me monta otra bronca por “meterme donde no me llaman”.
Después de comer vimos elefantes con fotografías estampadas en la piel. No es que se las hubiesen pintado sino que sus pieles eran así, con imágenes de famosos y de monumentos. Caminamos por el Jardín de los Tiempos y pudimos contemplar cómo era la fauna y la flora hace un par de siglos. La verdad es que no me extraña que desaparecieran casi todos con lo de la lluvia ácida y el ozono. Si no llega a ser por gente como la del zoológico sólo quedarían los que sirven para comer o domesticar. Un poco deprimente.
Al final, cuando volvíamos ya para casa, le compré a Venie un caracol con una fotografía nuestra como concha. Le gustó mucho y nos fuimos contentos. Me encanta cuando ríe de forma espontánea. Es lo mejor que he hecho en mi vida y sólo puedo verla dos días al mes.
Bueno, lo dejo que ya me estoy poniendo triste otra vez.

6 Comments:

Blogger Angel said...

¿Un zoo del futuro cercano? Originalísimo contexto para una situación más que habitual en nuestro tiempo. La ingeniería genética normalizada, el telemóvil,... y los efectos del desamor de los padres en los hijos, que siempre han existido, existen y existirán.
¿Ciencia ficción o realidad? No lo sé. Tus textos desconciertan nuestros referentes.
Un abrazo.

sábado, 07 mayo, 2005  
Anonymous Anónimo said...

Tienes el don de sorprenderme cada
vez más con tus historias, creo que eres un genio, en serio! eres el tipo de gente que con el tiempo ves en su nombre en la portada de un gran libro, una nueva estrella nace... felicidades


Gracias por tus historias

domingo, 08 mayo, 2005  
Blogger Cross said...

Angel, me alegra que te sorpendran estos pequeños cuentos. Gracias por tus visitas y comentarios.
Anónimo, gracis por tus alabanzas desmedidas. Aprovecho para decir que desde Aluzinante se rechaza completamente el uso de drogas y excitantes entre los pocos lectores de este blog ;)

domingo, 08 mayo, 2005  
Anonymous Sonela said...

Tremenda y alucinante (¿o azulinante?) visita a ese zoo que me parece estupendo como futuro, pero que me niego a imaginar. Fuera de peloteo y a modo coloquial, eres la leche.
Besos que intentarán que los elefantes sean elefantes y que los buitres humanos dejen de existir :)

domingo, 08 mayo, 2005  
Anonymous Anónimo said...

Bonifasi;

Cross, que te mando un abrazo y no te hundas ni te pongas triste.

Me encantan los animales, yo soy parte de ellos

martes, 10 mayo, 2005  
Blogger Cross said...

Sonela, fuera de peloteo y de modo coloquial, gracias de verdad por tus comentarios.
Bonifasi, que yo no me pongo triste, que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, te lo aseguro. Gracias por tu visita y bienvenido.
Abrazos a todos.

martes, 10 mayo, 2005  

Publicar un comentario

<< Home

Free counter and web stats